Noches en vela

Noches en vela

Las noches sirven para muchas cosas, aparte de usarlas para dormir. Hace ya un tiempo, cuando me tocó trabajar de noche, me di cuenta de que a la noche propiamente dicha se la puede aprovechar mucho más que al resto de las horas que conforman el día.

Cuando era más joven -entre los 18 y 25 años- solo pensaba en las noches como sinónimo de juerga, de fiesta, de horas locas. Estaba desando terminar lo que fuera que estuviese haciendo, estudiando o trabajando para llegar a la hora mágica de las 23 horas.

CONTINUAR LEYENDO…Noches en vela

La vida

La vida

Últimamente se me pasa mucho por la cabeza aquello que decía Forrest Gump de: «la vida es como una caja de bombones: ¡nunca sabes lo que te va a tocar

A mis años ya tengo claro que la propia vida se encarga de avisarte o prepararte para momentos duros que te tocarán vivir.
El problema surge cuando uno no está del todo preparado para ese aviso que la vida te tiene preparado y tampoco te consulta si estás preparado para vivir ese momento duro que te ha tocado por el devenir del destino.

Sea como fuere, supongo que así es la vida… ¡Como una caja de bombones!

Redes sociales y humanos

Siempre me ha resultado curiosa la aversión que sienten algunas personas a las redes sociales. En algunos casos puedo entenderlo, en otros no tanto.

Nos guste o no, las redes sociales han venido para quedarse, y bajo mi humilde opinión, son ya una parte importante de nuestro modus vivendi. En ellas ocurren cosas excepcionales todos los días, conoces todo tipo de gente, lees contenido interesante, puedes interaccionar con otros, puedes compartir experiencias, estar en contacto con gente en la distancia, etc, etc…

CONTINUAR LEYENDO…Redes sociales y humanos

El arte de escribir

El arte de escribir

Aquí me encuentro, sentado, delante del ordenador y dispuesto a escribir. Las ideas me fluyen como nunca antes lo habían hecho, pero no es fácil. El arte de escribir es eso, un arte, y nunca lo tienes realmente claro hasta que te pones y te planteas escribir todos los días.

Cuando pensé en escribir este blog, lo hice creyendo que supondría una dificultad importante, sobre todo porque nunca antes lo he hecho de manera regular, me refiero a escribir de manera asidua en un mismo medio. Y claro, como con todas las cosas, hay que ponerse para verle las orejas al lobo.

CONTINUAR LEYENDO…El arte de escribir

Y uno aprende

Y uno aprende

A continuación, más adelante en esta entrada, voy a reproducir un texto que me tiene encandilado desde hace unos años. Los mismos años que llevo intentando averiguar quién es su autor realmente. Se titula «Con el tiempo uno aprende».

Siempre que me topo con él, este maravilloso escrito se le atribuye a William Shakespeare, a Jorge Luis Borges, a Verónica Shoffstall, a Nadine Stair, a Fernando Zeledón, o incluso se indica como Anónimo. Así que, por favor, si alguien está seguro de su autoría y tiene referencias fidedignas de dónde encontrarlo (para comprarlo), le estaré inmensamente agradecido.

Para mí es un texto mágico, son unas letras que me hacen pensar y reflexionar profundamente y suelo leerlo cuando me encuentro muy bajo de moral o anímicamente desmotivado.

Hoy pensé que estas palabras DEBEN estar en mi blog y deben inaugurar, cómo no, la categoría de LITERATURA, donde iré incluyendo material digno de leer y de conservar.

Pues, sin más dilaciones, ahí va el texto. Ojalá lo disfrutes tanto como yo cada vez que lo leo.

CONTINUAR LEYENDO…Y uno aprende