Sobre el blog

A punto de cumplir los 18 años y muchas historias y momentos vividos.

Este blog existe desde hace 17 años, 8 meses, y 13 días (tiempo actualizado el 6 de diciembre de 2021). Concretamente se dio de alta junto con el dominio jaimeblanco.com el 20 de marzo del año 2004. En esa fecha me dio por husmear para ver si remotamente mi nombre estaría libre como dominio .com, y ¡voilà!, tuve la remota suerte de encontrarlo libre; y claro, ni me lo pensé. ¡Registro al canto!

Unos meses antes, el 3 de enero de 2004, apareció la versión 1.0 de WordPress. la cual instalé sin perder un minuto. Hoy en día ya vamos por la versión 5.8.2. Muchas cosas han cambiado desde entonces, pero en todos estos años siempre fui fiel a WordPress. Con él he crecido y aprendido todos estos años.

Casi 18 años es mucho tiempo. Es una mayoría de edad. En todos estos años este blog ha tenido de todo. Momentos gloriosos, momentos bajos, meses fuera de linea, etc… Hemos pasado juntos muchas cosas. Ya es como alguien de la familia. En serio. Aunque suene raro.

Aquí se han escrito cosas sobre blogs y bitácoras, que estaba muy de moda en los comienzos, sobre nuevas tecnologías, sobre historia, sobre empresas, sobre organización, sobre empresas, sobre aprendizaje, sobre WordPress… En definitiva sobre todas aquellas cosas que a mí siempre me interesaron y me fascinaron.

Lamentablemente todo eso se ha perdido. Y digo lamentablemente porque yo no lo pensé bien en su momento y a cada crisis o cambio de registro que yo hice a lo largo de estos años, borraba todo el contenido y lo creaba de nuevo, con nuevo diseño y nuevas ilusiones. Ahora veo otros blogs que incluso empezaron después que yo y ahí siguen, con su contenido desde hace más de 15 años conservado como oro en paño y no deja de sorprenderme, a la par que me hace sentir cierta envidia por no haber hecho yo lo mismo…

Pero bueno. Uno es como es y yo siempre pensé que no tenía mucho sentido seguir con un contenido diferente al que escribía meses antes y que nada tenía que ver con lo que escribía en el presente.

Lo cierto es que Internet está desapareciendo. Desde hace unos años ya se va notando una decadencia en los enlaces que llevan a algún contenido de hace años. Muchos de ellos están rotos y hoy no llevan a ninguna parte. De ello se hacen eco muchos bloggers destacados y muy conocidos como Microsiervos, que ya en septiembre de 2020 en su artículo Los enlaces que mueren, los archivos que se pierden y la Web que desaparece página a página comentan de la preocupación que muchos sentimos al respecto.

Y viendo ahora la problemática, también veo que yo he sido parte del problema. Yo no pensé tampoco en aquellos que quizá enlazaban a algún contenido aquí publicado. Ahora siento que ha sido una falta de respeto para con la comunidad de Internet en conjunto. Si, el contenido es propio, fueron cosas escritas por mí, pero quién sabe si al compartir todas aquellas vivencias, artículos, curiosidades, historias varias, también hacía partícipe a otros de ello. Otros que quizá enlazaron con este blog, con esas historias y que en algún momento quedaron huérfanos de mis enlaces eliminados, rotos.

Nunca me preocupó a nivel personal si este blog posicionaba bien o mal, ni me preocupaba en hacer SEO. A mí solamente me preocupaba escribir. Que lo que escribiera estuviera bien escrito. Yo disfruto escribiendo. Ahora veo que es un error no haber tenido ciertas cosas en cuenta. Pero es que nunca he pensado en este blog como en un trabajo. Simplemente era (y es) un lugar donde escribir lo que me apetecía.

En fin, lo hecho, hecho está. Ya no se puede dar marcha atrás. A partir de ahora seré más respetuoso, aunque sé que en algún momento este blog morirá. Es ley de vida… Todo es dinero, y cuando aquí el menda pase a mejor vida y nadie pague por el servidor que aloja estas páginas, pues acabaremos desapareciendo… sin más…

La última etapa que comencé quedó interrumpida, debido al diagnóstico de una odiosa enfermedad en la persona de mi padre. Eso me ha alejado de este blog, de mis ganas de escribir (que eran muchas) y me hizo abandonar la publicaciones por demasiado tiempo.

Hoy día 6 de diciembre de 2021 retomo la actividad. Poco a poco. Porque me gusta escribir, porque no quiero dejarlo y sobre todo porque no quiero ser parte del problema antes comentado. Quiero que mi contenido siga aquí vivo el tiempo que a mi me depare la vida. Quiero tener este pequeño jardincito digital en este universo llamado Internet el tiempo que sea menester.

Gracias por invertir tu tiempo en leer este humilde blog. 😉

Jaime Blanco