,

El arte de escribir

El arte de escribir

Aquí me encuentro, sentado, delante del ordenador y dispuesto a escribir. Las ideas me fluyen como nunca antes lo habían hecho, pero no es fácil. El arte de escribir es eso, un arte, y nunca lo tienes realmente claro hasta que te pones y te planteas escribir todos los días.

Cuando pensé en escribir este blog, lo hice creyendo que supondría una dificultad importante, sobre todo porque nunca antes lo he hecho de manera regular, me refiero a escribir de manera asidua en un mismo medio. Y claro, como con todas las cosas, hay que ponerse para verle las orejas al lobo.

Si has llegado hasta aquí buscando en Google sobre el arte de escribir y, remotamente, has pensado que yo tengo la llave del arte de la escritura, siento decepcionarte, yo estoy aprendiendo. Pero más abajo en esta misma entrada he dejado un enlace a los consejos de un importante escritor que, quizá, puedan ayudarte. Igual dentro de un par de años estoy hecho todo un gurú, pero ahora no es el caso, lo siento. 😉

No obstante, y a pesar de las dificultades, yo estoy encantado con el reto. Probablemente te preguntes dónde reside la dificultad, tú simplemente me lees y te dejas llevar por lo que escribo, pero si estuvieras en mi pellejo, seguramente, mil dudas abordarían tu cerebro. ¿sobre qué escribo hoy?¿cómo enfoco este tema?¿se entenderá lo que quiero escribir?¿y si aburro con mis paranoias?¿estaré escribiendo de forma clara o me estoy liando?

Una cosa siempre tengo clara en todos los aspectos de mi vida, y es que nunca hay mal que por bien no venga. Así que me tendré que dar un par de leches antes de ver que las cosas van saliendo.

“La perfección es como perseguir el horizonte. Siempre se mueve”. ~Neil Gaiman.

Mi arte de escribir

Pues verás, el arte de escribir es un arte que yo todavía no tengo, ya te habrás dado cuenta. Es un arte nulo en mí y que nunca he practicado. No obstante, quiero intentarlo, quiero saber si seré capaz de hacer algo importante de todo esto. De hecho ya he empezado a aprender. Hoy a mediodía ya estuve buscando información sobre cómo escribir bien, sobre cómo se estructuran los textos, los diferentes tipos de textos, etc…

Mi problema es que soy demasiado perfeccionista en las cosas que llevo a cabo, y claro, esto no es algo positivo a priori. Siempre intento que todo quede perfecto y al final doy muchas vueltas a las cosas. Espero no sufrir mucho este ¿defecto? (para muchos una virtud) que a mí me sobrepasa en ocasiones.

Eso es lo que tiene de bueno empezar una nueva actividad y tomártelo en serio: que aprendes para procurar hacerlo bien. Ojalá poco a poco lo pueda conseguir, que el tiempo me permita ir aprendiendo y escribir cada vez mejor y de manera más comprensible y amena. Al menos de momento ése es el objetivo. ¿que cual es el siguiente objetivo? Más adelante lo contaré, supongo que dependerá de lo que me ocurra con la experiencia de escribir aquí.

Te voy a contar un secreto: voy a seguir los 8 consejos de Neil Gaiman, el mismo que dijo “La perfección es como perseguir el horizonte. Siempre se mueve”.

Si no conoces a Neil Gaiman te diré que es escritor, y que es el mismo que escribió Sandman: el libro de los sueños o Stardust (ambas llevadas al cine). Son unas normas o consejos muy sencillos, aparentemente sencillos, pero que hay que llevarlos a cabo. Veremos a ver cómo me va.

El que más me ha gustado, sin duda, es el que dice que cuando escriba un texto, que lo aparte, y que lo deje reposar para releerlo en otro momento y seguramente me sorprenda de lo bien que lo escribí… no sé, ya veremos, iré contando cómo me van las cosas.

Seguiré los consejos de este buen señor, que me parecieron muy claros, concisos y aparentemente fáciles de llevar a cabo. Solamente el tiempo me hará ver si estoy en el buen camino o si de tendré que cambiar de estrategia.

Pues nada, ¡seguimos escribiendo! ¡y con muchas ganas! ¡hacia atrás ni para coger impulso!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario