Carta a mi padre

Carta de agradecimiento a mi padre

Hoy hace 1 año que nos dejaste. 365 días en el has dejado un gran vacío en la familia. Todos te echamos de menos. Parece mentira cómo esa maldita enfermedad, a la que llaman cáncer, puede arrasar con una vida en cuestión de meses… Supongo que nadie está preparado para la pérdida de un padre…

Es difícil no sentir aún el dolor que me produce el no escuchar el sonido de tu voz al otro lado del teléfono. Es difícil no sentir el dolor de no haberme podido despedir en condiciones. Recuerdo con tristeza y mucho dolor nuestra última vez juntos, cuando al despedirte me dijiste: –Siento no haber estado mejor– Yo me fui todo el viaje de vuelta a Tenerife llorando como nunca antes lo había hecho, porque a pesar de todo lo que tenías encima, ¡todavía me pedías tú perdón a mí! ¡por estar enfermo!… ¡Qué generosidad papá! ¡Qué grande! … Hasta en tus últimos días te preocupabas de nosotros… Leer más

Arya la guerrera
,

Arya, la guerrera

Aquí estoy, tumbado en la cama e intercambiando miradas con ella, que parpadea con indiferencia y mira hacia un lado y hacia otro porque sabe que cuando llegue el momento, cuando ella quiera, empezará a darme la lata para que le abra la puerta.

Para ella es fácil. Tan sólo tiene que maullar constantemente mirando hacia las ventanas. O bien puede rascar la puerta insistentemente. O bien puede corretear por toda la habitación y dar un salto repentino en la cama, para llamar mi atención, simplemente porque sabe que todas esas cosas me fastidian mucho cuando intento quedarme dormido…

Leer más

Noches en vela

Noches en vela

Las noches sirven para muchas cosas, aparte de usarlas para dormir. Hace ya un tiempo, cuando me tocó trabajar de noche, me di cuenta de que a la noche propiamente dicha se la puede aprovechar mucho más que al resto de las horas que conforman el día.

Cuando era más joven -entre los 18 y 25 años- solo pensaba en las noches como sinónimo de juerga, de fiesta, de horas locas. Estaba desando terminar lo que fuera que estuviese haciendo, estudiando o trabajando para llegar a la hora mágica de las 23 horas.

Leer más

La vida

La vida

Últimamente se me pasa mucho por la cabeza aquello que decía Forrest Gump de “la vida es como una caja de bombones: nunca sabes lo que te va a tocar“. A mis años ya tengo claro que la propia vida se encarga de avisarte o prepararte para momentos duros que te tocarán vivir.

El problema surge cuando uno no está del todo preparado para ese aviso que la vida te tiene preparado y tampoco te consulta si estás preparado para vivir ese momento duro que te ha tocado por el devenir del destino.

Sea como fuere, supongo que así es la vida… ¡Como una caja de bombones!

Redes sociales y humanos

Siempre me ha resultado curiosa la aversión que sienten algunas personas a las redes sociales. En algunos casos puedo entenderlo, en otros no tanto.

Nos guste o no, las redes sociales han venido para quedarse, y bajo mi humilde opinión, son ya una parte importante de nuestro modus vivendi. En ellas ocurren cosas excepcionales todos los días, conoces todo tipo de gente, lees contenido interesante, puedes interaccionar con otros, puedes compartir experiencias, estar en contacto con gente en la distancia, etc, etc…

Leer más

El arte de escribir
,

El arte de escribir

Aquí me encuentro, sentado, delante del ordenador y dispuesto a escribir. Las ideas me fluyen como nunca antes lo habían hecho, pero no es fácil. El arte de escribir es eso, un arte, y nunca lo tienes realmente claro hasta que te pones y te planteas escribir todos los días.

Cuando pensé en escribir este blog, lo hice creyendo que supondría una dificultad importante, sobre todo porque nunca antes lo he hecho de manera regular, me refiero a escribir de manera asidua en un mismo medio. Y claro, como con todas las cosas, hay que ponerse para verle las orejas al lobo.

Leer más